10 consejos para elegir un diseñador web

Si eres un empresario convencido de que la presencia de tu negocio en Internet te proporcionará una ventaja competitiva frente a otros negocios de tu sector, debes saber que tener una página web va más allá de poseer un dominio (www.tu-nombre.com) y que requiere de un proceso adicional a la sóla puesta en escena de tu catálogo en línea.

Aunque realmente un diseñador web es quien diseña o maqueta una página web, nos referiremos a este como la persona o empresa que se encarga de realizar ese proceso tan importante para tu negocio y que involucra básicamente tres grandes aspectos: la construcción del sitio, la promoción y la actualización.

A continuación te daré 10 consejos para que hagas tu mejor elección a la hora de contratar a un diseñador web:

1. El diseñador web debe tener su propia página en Internet. Tanto si este diseñador es autónomo (freelance) como si se trata de una compañía, no confíes esta labor a quien no se ha tomado el trabajo de crear su propia carta de presentación.

2. Navega por su sitio web… ¿te parece agradable?, ¿te inspira confianza? Si la respuesta es sí, entonces visita algunos de los sitios que haya diseñado y responde a las mismas preguntas; si la respuesta sigue siendo afirmativa escribe a esos sitios y pide referencias de quien estás pensando en contratar.

3. No te dejes llevar solo por el precio, a veces lo barato sale caro. Algunas preguntas que deberías formularte sobre el precio del servicio es si incluye:

a. Hosting.
b. Dominio.
c. Una cantidad de contenido adecuada (páginas, texto, imágenes, flash, logo…).
d. Correo electrónico personalizado.
e. Formulario de contacto.
f. Aplicaciones dinámicas.

4. Referente al hosting, pregunta si soportará el tráfico de visitantes que has presupuestado para tu sitio web y pide garantía. Algunas compañías comparten su servidor y le asignan un espacio muy pequeño a cada negocio que contratan. Si tu número de visitantes se dispara es posible que tu sitio se bloquee si ha llegado al límite mensual (medido en kilobytes transferidos desde el servidor donde está hospedada tu página hasta el PC del visitante).

5. ¿Tus datos y los de tus visitantes o clientes estarán protegidos? Teniendo en cuenta las limitaciones de la red, verifica que tu sitio web esté hospedado en un servidor que brinde protección de directorios y que ofrezca el protocolo SSL (Secure Socket Layer).

6. Verifica quién será el propietario del dominio y del contenido del sitio web una vez terminado el proyecto. Cuidado: no te lleves la sorpresa de descubrir que el sitio web no es tuyo.

7. Verifica que el diseñador web tiene una metodología clara para la realización del proyecto:

a. Presentación del presupuesto.
b. Ofrecimiento de un prediseño para su aprobación.
c. Plazos.
d. Entrega del material.
e. Trabajo conjunto.
f. Modo y medios de pago.

8. Un diseñador profesional ofrece garantía de su labor. Pregunta en qué consiste esa garantía.

9. ¿Hasta dónde llegará la labor de promoción? Normalmente, una compañía de diseño web te presentará presupuestos separados para diseño y promoción; sin embargo, si tu presupuesto es bajo, una buena opción es escoger a quien te ofrezca dentro del mismo presupuesto un mínimo de labor SEO (Search Engine Optimization) u optimización de tu sitio web para los buscadores, que deberá incluir:
a. Título de las diferentes páginas que compongan tu web.
b. Descripción del sitio.
c. Definición y exposición de las palabras clave.
d. Inscripción en diferentes directorios y buscadores.

10. Actualización y mantenimiento. Pide claridad sobre este punto. Algunas compañías ofrecen la actualización y el mantenimiento gratis durante los primeros meses de contratado el servicio.

Ahora, manos a la obra. Espero que estos 10 consejos se conviertan en fuertes herramientas de negociación para tu negocio en Internet.

Escribe tu comentario